II- Coloración de Gram

Es bien conocido que la presencia de 1 microorganismo/cpo de 1000X en la coloración de Gram de una gota de orina se correlaciona con un cultivo de más de 105 UFC/ml. Sin embargo, este procedimiento carece de sensibilidad, puesto que se está trabajando en el límite de detección del microscopio óptico (1000X) y del método, ya que la observación de una sola bacteria se correlaciona con recuentos >105. Además de lo tedioso que resulta recorrer muchos campos antes de descartar una muestra como negativa, actualmente se sabe que muchas infecciones vesicales cursan con recuentos í1000 UFC/ml (ver más adelante). Por otra parte, la presencia de gérmenes contaminantes no puede inferirse en todos los casos mediante esta metodología. No obstante, la coloración de Gram constituye un buen control de calidad del sedimento y del cultivo. Además, puede ser de utilidad para la documentación rápida de BS, con la consiguiente orientación adicional sobre el tipo de microorganismo involucrado en algunos casos particulares de pacientes sintomáticos o de alto riesgo, en los que el médico quiera adoptar una terapéutica antimicrobiana precoz.

Finalmente, hay indicaciones claras para la realización de una coloración de Gram de la orina:

i. Pacientes que están recibiendo antibióticos.

ii. Pacientes que presentan sedimento patológico con cultivos negativos, para verificar la presencia de microorganismos exigentes. En este sentido, debe realizarse además una coloración de Ziehl-Neelsen del sedimento de la orina.

iii. Pacientes con sepsis de punto de partida urinario